Xénophon - L'intégrale de l'oeuvre équestre

La Integral de Jenofonte de Alexandre Blaineau

La Integral de Jenofonte de Alexandre Blaineau o … el «fundamento».

… En los dedos de una mano (¡ligera!), se debe recordar su enseñanza (Jenofonte) sobre la importancia de la suavidad en las relaciones con el caballo, una dulzura típicamente griega en el sentido de que refleja una cierta forma de ser, y eso podría resumirse en una simple fórmula: «Nada en exceso».

¿Primero que todo, puede hacernos una corta descripción suya?

Tengo 43 años y vivo en Ardenas, donde soy profesor de Historia y Geografía. Defendí mi tesis en 2010 y sigo con mis investigaciones, principalmente, pero no de manera exclusiva, sobre el tema del mundo del caballo en la antigüedad griega. Actualmente estoy interesado en la figura del centauro y como ha sido recibido hasta nuestros días.

¿Monta usted a caballo?

No. Monté durante uno o dos años, pero estoy mucho más cercano a los caballos de papel.

Si lo hiciera, ¿qué tipo de jinete le hubiera gustado ser?

Un jinete nómada, para recorrer las estepas de Asia Central.

¿Qué evoca para usted el caballo?

A fuerza de leer tantos textos, admirar espectáculos, verlo galopar en las praderas o durante las competencias, siempre me sorprende ver que el caballo sigue siendo un misterio irreducible.

¿De qué manera lo atrae?

Me atrae precisamente por su misterio, y también porque ha acompañado al hombre durante tanto tiempo; Ha sido un compañero importante a lo largo de la historia, en todo momento y en todo lugar.

¿Por la lectura de su obra, qué tipo de jinete piensa usted que era Jenofonte?

Es difícil decir. En su tratado sobre el arte ecuestre, Jenofonte da consejos precisos y generales sobre la postura del caballo y sobre cómo manejarlo con «mano ligera». A partir de eso podemos concluir que fue un jinete que utilizaba la suficiente gentileza (que ha llevado a varios comentaristas modernos a convertirlo en el antepasado de la equitación etológica). Pero sobre este punto, el consejo de Jenofonte debe situarse dentro del contexto técnico de la época: los frenos griegos se caracterizaban por la fuerza importante que ejercían sobre el animal (puntas colocadas en los tubillos lastimaban la boca del caballo) y una forma de mitigar este dolor era precisamente tener una la mano ligera.

¿De qué manera el caballo era importante para él?

Jenofonte era parte de la élite ateniense. En esa época el caballo se podía considerar como un signo de riqueza y por eso era un elemento importante. Los atenienses, por ejemplo, podían gastar sumas considerables de dinero para comprar mensajeros o mantener un establo. Sin embargo, podemos suponer que Jenofonte tenía afecto por al menos uno de sus caballos, sobre lo que escribió al final de una oración en el Anabasis, esta larga historia que cuenta su participación en una expedición militar en el Imperio Persa.

En esa época?

En lo que respecta al aspecto militar, la caballería era, en tiempos clásicos, un arma secundaria en relación con los soldados de infantería y especialmente el soldado fuertemente armado llamado hoplita. Sin embargo, existe el mundo de las carreras, y sabemos que las carreras de caballos eran prestigiosas. Y el gran número de representaciones (pinturas, estatuas, bajorrelieves, piense no más en el friso del Partenón) muestra el importante lugar que ocupaba este animal y como ya era considerado de gran prestigio. Y los mitos, que también se han perseguido al caballo: Zeus, que se transforma en semental, Pegaso, los centauros …

¿Porqué este interés por Jenofonte y su trabajo?

Originalmente, fue por pura casualidad. Cuando era estudiante de maestría, trabajé en uno de sus libros, El Economista, que trataba de agricultura, manejo de esclavos, estatus de la mujer, pero en ningún momento hablaba de caballos. Cuando me inscribí en lo que entonces se llamaba el DEA, le pregunté a mi profesor si podía continuar trabajando sobre Jenofonte. Entonces me lanzó a un estudio más profundo del Comandante de la Caballería. En ese momento, no sabía nada sobre caballos… Y entonces llegó el momento de la tesis: me di cuenta de que no se había hecho una síntesis sobre caballos y jinetes en la obra de Jenofonte. Así que comencé (y todavía estoy ahí, 15 años después de que comencé a interesarme por el tema, y aún queda tanto por decir). Su obra es interesante porque es muy variada. Jenofonte es de hecho un escritor polígrafo: es historiador, filósofo (de hecho se codeó con Sócrates), novelista … Su estilo es agradable, aunque puede se puede juzgar (erróneamente) de ser demasiado simple.

¿Porqué algo integral?

Fue Jean-Louis Gouraud quien, después de asistir a la defensa de mi tesis, me propuso hacer libro, que apareció después en la colección que dirige en las ediciones Actes Sud. Yo había entrado en contacto con él unos cuantos años antes y de manera inmediata se interesó en mi trabajo ya que él vive en permanente búsqueda incansable de todo lo relacionado con el mundo del caballo. Le estoy muy agradecido por haberme propuesto participar en esta hermosa colección, que reúne textos importantes de la historia ecuestre.

Este libro no solo contiene la traducción de los dos tratados de Jenofonte (El Arte Ecuestre y El Comandante de la Caballería), sino también varios textos que escogí de su importante obra, y que hacen referencia a diversos aspectos del mundo ecuestre. De ahí que este libro fuera concebido como algo integral.

¿Por qué se mantuvieron las traducciones de Paul-Louis Courier para El Arte Ecuestre y el Comandante de la Caballería?

En efecto, están las traducciones de Édouard Delebecque que son de muy alta calidad, y admito que dudé enormemente entre él y Courier. Finalmente, leer la biografía de Courier (este autor y controvertido e incomparable del que originalmente sabía muy poco) me hizo darme cuenta del carácter excepcional de este personaje. Es un tipo que pasó gran parte de su vida leyendo a los Antiguos. Alguien a quien le gusta codearse con Herodoto o Longus. Alguien tan apasionado por la antigüedad que luchó en la batalla de Castelfranco (1805), a pelo! Courier hizo una investigación admirable sobre Jenofonte, y ofrece una traducción muy elegante. Por supuesto, la investigación histórica ha evolucionado desde Courier, pero precisamente, estoy trabajando para llenar esos vacíos con muchas notas sacadas directamente de mi tesis.

¿En qué radica que Jenofonte siga estando vigente?

Con la lectura de su tratado, a uno no le queda más que sorprenderse con los consejos que todavía se pueden usar hoy en día, por ejemplo, con respecto a la forma de ensillar, la preparación para el galope, el adiestramiento de los potros….

Si tuviéramos que retener algunos de los principios de la «enseñanza» de Jenofonte, digamos, contándolos con los dedos de una mano, ¿cuáles serían?

… En los dedos de una mano (¡ligera!), Uno debe recordar de su enseñanza la importancia de la gentileza en la relación con el caballo, una dulzura típicamente griega en que refleja una cierta forma de ser, y eso podría resumirse en una simple fórmula: «Nada en exceso». Cualquier manifestación de ira innecesaria contra su montura es, en todo caso, contraproducente.

¿Qué piensa de la presentación de Mario Gennero?

Mario Gennero había publicado hace unos años las actas de un simposio titulado Omaggio a Senofonte, donde reunía a varios especialistas en la materia. Con su experiencia ecuestre, Gennero tenía razón al destacar a Jenofonte y sus aportes a la historia de la equitación clásica. Sobre todo, en su libro, no dejó de mencionar a Simón de Atenas, ese misterioso autor que parece haber vivido unas décadas antes que Jenofonte, y que había redactado un tratado del que desafortunadamente solo nos quedan unos pocos fragmentos.

¿Cómo ocupa Xenophon su lugar en estos primeros meses de lanzamiento de La Biblioteca Mundial del Caballo?

A veces hay que atreverse a sucumbir al vértigo de los inicios! El tratado de Jenofonte es, de hecho, el primer libro de arte ecuestre completo que trata todos los asuntos relacionados con la equitación. Por lo tanto, creo que es un lugar especial porque es uno de los primeros eslabones de una larga cadena de conocimiento que se nos ha transmitido durante siglos. Desde el Renacimiento, los maestros del arte ecuestre se refieren a él, a menudo con deferencia, a veces de manera más crítica. Paul Morand, que sabía de lo que hablaba en materia ecuestre, escribió en su famosa novela Milady, que el conocimiento ecuestre actual era «la culminación de una obra occidental de dos mil años, como una lección de esa suavidad implacable que se llama tacto ecuestre, como la coronación de un admirable esfuerzo de la arquitectura grecolatina de la cual Jenofonte fue el primero en formular los principios «.

Sin llegar a idealizarlo (debemos atrevernos a criticarlo o, al menos colocarlo siempre en su contexto de producción), también debemos insistir en las cualidades literarias del tratado de Jenofonte; he aquí un ejemplo de un pasaje admirable: «Así son los caballos que están representados con los dioses y los héroes, y es un gran honor el que tienen aquellos que saben manejarlos. El caballo con su aire es, de hecho, una cosa tan hermosa, tan graciosa, tan amable, que cuando se deja llevar de la mano del jinete, llama la atención de todos; encanta a los jóvenes y a los viejos; uno no puede despegarle la vista, nunca se cansa de admirarlo, mientras que a través de sus movimientos desarrolla su gracia y su amabilidad.”

Hay que seguir leyendo a Jenofonte.

Entrevista efectuada por Xavier Libbrecht

Más :