Molier_Programme_1909

El circo Molier y sus extraños aficionados

Ernest Molier (1844-1933) debió ser notario en Le Mans como su padre. Pero, más interesado por las luces brillantes del circo parisino que por sus estudios, el joven se dedicó rápidamente al aprendizaje de la equitación con buenos jinetes tales como James Fillis, Victor Franconi y Alfred Bradbury. Se dice que a los veinticinco años ya era un consumado jinete de adiestramiento.

Su fortuna personal le permitió instalar una pista de 13,50 metros en un pequeño cobertizo de su mansión parisina. Para su propia diversión y la de sus allegados, organizó una velada abierta a sus amigos ricos en la que cada uno era libre de presentar su pequeño número. La velada terminó con un festín en plena pista y con baile hasta el amanecer. Acababa de ser lanzado el circo amateur de Molier que duró casi cincuenta años, hasta la muerte de su propietario, que se describía a sí mismo como un “apasionado hombre de circo”.

La élite de la magistratura, de las finanzas y de la nobleza acudió a ver el espectáculo; todo París ocupó los pocos asientos de las gradas: había que ver y ser visto. Las jóvenes de buena familia venían a tomar clases de equitación. Una de ellas demostró tener mucho talento sobre la pista: amazona, acróbata, gimnasta, entrenadora, Blanche Allarty, que llegó a la calle de Benouville siendo una niña, se convirtió rápidamente en la musa de Molier y acabó casándose con él.

Aunque las representaciones ecuestres eran el corazón del espectáculo, Molier fue uno de los primeros en presentar lanzadas actuaciones: la famosa Mata Hari, representada por la que llevara el nombre artístico de Lady Mac Leod, improvisaba una danza javanesa mientras se desnudaba lascivamente, para gran deleite de los adinerados asistentes.

Saber más:

  • Sport Universel Illustré de julio de 1909, Blanche Allarty en la portada y artículo p.440-444

  • Libros de Molier