El licor del Sr. Villate

A los caballos no les gusta mucho el estiércol o el barro que se macera bajo sus patas. Para tratar la infección que a veces se produce en las ranillas de los cascos, muchos siguen utilizando compresas empapadas en un líquido azuloso conocido como “licor de Villate”.

La fórmula se encuentra en el tratado de Pierre-François Mariage (1802?– 1873?), veterinario de Bouchain, en la región Norte de Francia, publicado en 1847 en su Guérison infaillible, dans tous les cas, du javart cartilagineux (Cura infalible, en todos los casos, del “javart” (antigua afección de la pata y el casco del caballo (sic)) cartilaginoso). Para tratar el javart, aconsejaba: “cuando la hinchazón y la sensibilidad de la zona enferma lo requieran, utilizar en inyección dentro de la fístula, la mezcla astringente y escarótica del Sr. Villate, cuya fórmula es la siguiente: tomar 128 g de subacetato de plomo líquido, 64 g de sulfato de zinc cristalizado, 64 g de sulfato de cobre cristalizado y medio litro de vinagre blanco.  Después de disolver las sales en el vinagre, añade el subacetato de plomo poco a poco y agita la mezcla. Antes de utilizarlo, asegúrese de agitar el frasco, ya que este medicamento precipita con facilidad […]”.

Recomendaba “para aplicar el apósito se necesitan los siguientes elementos 1° una pequeña jeringa, llamada de oído, de unos cuarenta céntimos aproximadamente, con un cuerpo de bomba de sesenta milímetros de largo por dieciséis de diámetro, la cánula lo más floja posible; 2° un vasito esmaltado, para depositar el medicamento que se empleará en el apósito; 3° un plato, también esmaltado, para recoger el medicamento que chorree durante las inyecciones y cuando se advierta que sale como entró; no deben usarse nunca vasijas de metal pues serían atacados por los ácidos; 4° un puñado de estopas, organizadas como tapones; 5° una tira de tela, de un metro de largo y de veinte a veinticinco centímetros de ancho; 6° y, por último, un trozo de cordel para atar la tira de tela”.

Mennessier de La Lance recuerda que, Jacques-François Villatte, nacido hacia finales del siglo XVIII y fallecido en 1867, “había sido veterinario de las caballerizas del Rey bajo la Restauración y el gobierno de Julio, y luego de las del Emperador. Fue profesor de Hipiatría de los pajes de Carlos X. Su nombre fue popularizado por el Licor de Villate, bien conocido por cualquiera que haya tenido alguna vez un caballo entre sus manos”. Su licor “escarótico” sigue llevando su nombre hasta nuestros días.

 

Mayor información: