Encyclopédie de Diderot et D'Alembert (1769)

Las maravillas de la colección Bonnard

La historia de la colección Bonnard comienza en un momento doloroso de la Segunda Guerra Mundial. El hombre al que pertenecía esta colección es Abel Bonnard (1893-1968), Ministro de Educación Nacional bajo el régimen de Vichy, que fue condenado a muerte por rebeldía. Murió exiliado en España. También fue expulsado en 1944 del sillón 12 que ocupaba en la Academia Francesa de la Lengua. La obra de este político, ensayista, novelista y poeta lo había llevado a la Academia en 1932. Su biografía oficial, publicada por la Casa de los Inmortales, afirma que: “Él expresa un nacionalismo de naturaleza maurrasiana y desarrolla un pensamiento marcado por el antiparlamentarismo y el antisemitismo que lo llevan a firmar en 1935 el Manifiesto por la Defensa de Occidente y la Paz en Europa, y a afiliarse al Partido Popular Francés de Doriot a finales de los años 30. Durante la Ocupación, Abel Bonnard se puso inmediatamente del lado de los partidarios de la Colaboración, escribiendo para la prensa colaboracionista […].”

En septiembre de 1944, el ministro de Educación Nacional, René Capitant, lanza un llamamiento a las donaciones para reponer las colecciones de libros que fueron destruidas en los bombardeos a la ciudad normanda de Caen que fue en gran parte arrasada. Llegaron libros de todo el mundo. Además de los donantes, la biblioteca heredó libros recuperados por el Estado. De esta manera, la mayor parte de la biblioteca de Bonnard fue confiada a la biblioteca universitaria de Caen.

Abel Bonnard, además de ser un gran viajero, era curioso y culto. La página web de la biblioteca universitaria indica: “Juzgado de nuevo en 1960 y condenado a 10 años de destierro con efecto a partir de 1945, Abel Bonnard optó por entregar su colección de libros al Estado a cambio de una indemnización. Unos 12.000 volúmenes, de los cuales 2.500 se mantienen en reserva, dan testimonio de su curiosidad, su cultura y su gusto por los viajes. Encontramos obras de historia, literatura, bellas artes, numerosos relatos de viaje y guías antiguas de ciudades (precursoras de las guías turísticas), algunas de ellas profusamente ilustradas”.

Entre estos volúmenes figuran algunos libros ecuestres de gran calidad.

Entre ellos encontramos Le cavalerice francois de Salomon de la Broue publicado en 1602, y considerado el primer libro francés sobre equitación, Les Reigles militaires del Chevalier Melzo (1615), Le modele du cavalier françois y su tratado sobre las embocaduras de Sieur de Beaurepère (1665), L’Instruction du Roy de Pluvinel y sus maravillosos grabados de Crispin de Pas (1666). La segunda edición de La Methode nouvelle & Invention extraordinaire de dresser les Chevaux de Newcastle, el bel in-folio de L’École de cavalerie de La Guérinière (1733) o Les vrais principes de la cavalerie por el Sr. Gaspar Saunier (1749).

También encontramos la colección de láminas dedicadas a la equitación (l’équitation) de la Enciclopedia de Diderot y D’Alembert (1769).

 

Mayor información: